La eficiencia operativa es una de las grandes metas de una empresa. Para ello se recurre a métodos como Six Sigma, que busca la consecución de la calidad total.