La transformación digital en los servicios financieros avanza a un ritmo constante recordando a las empresas del sector la necesidad de volver a revisar los principios que rigen su cultura organizacional.