¿Sabes qué es y cuál es tu mercado meta? ¿Conoces sus gustos y necesidades? ¿Tu producto o servicio se adapta a ese sector? La segmentación de mercado te aporta este conocimiento y te ayuda a enfocarte de modo mucho más eficiente.