Quien elija las relaciones internacionales como área de especialización debe saber, de entrada, que encontrará cuantiosas salidas en el mercado laboral. Esta formación es en sí misma una salida hacia múltiples escenarios de desempeño.