La promoción interna es un proceso que no se puede hacer de la noche a la mañana. Necesita unas pautas y unos criterios definidos para lograr el ascenso de las personas más indicadas en cada puesto de trabajo.