Una de las primeras cuestiones que debes tener en cuenta en el momento de definir tu modelo de negocio son los tipos de pago que puedes hacer a tus trabajadores. Dos de los más conocidos son las percepciones salariales y las percepciones no salariales.