Los retos del trabajo en equipo pueden ser enormes, pero, si se sortean con habilidad, esos mismos retos pueden ayudar a desarrollar la capacidad de adaptación a nivel individual y del equipo.