En Europa, solo uno de cada tres negocios emprendedores tiene detrás a una mujer. Pese a que las mujeres representan más del 50% de la población europea, son pocas las que se deciden a dar el paso para crear su propia empresa.