La maximización de beneficios puede lograrse como el resultado de un cambio en la estrategia, de una mayor apertura o de la diversificación. Lo que tienen en común todas las opciones de impulsar la rentabilidad del negocio es que no son aptas para empresarios con aversión al riesgo.