La mayoría de las marcas tienen su origen en un país, que generalmente suele ser Estados Unidos. Sin embargo, ¿en qué medida es transferible la marca centrada en un país concreto cuando las empresas intentan desarrollar una marca internacional? Responder de forma sincera y objetiva a esta pregunta es fundamental para minimizar los riesgos de internacionalizar una marca.