Invertir en startups es similar a hacerlo en cualquier otro tipo de empresa, proyecto o idea. La inversión en sí misma es una declaración de intenciones, que revela que se alberga la esperanza de que sea posible conseguir rendimientos superiores a los originalmente invertidos.