Aumentar la satisfacción del cliente: ese es el principal objetivo de la llamada gestión por categorías, un modelo empresarial orientado a mejorar la coordinación entre fabricantes, intermediarios y distribuidores de los productos en un mercado específico.