El verdadero reto del Barça actual está en luchar contra la comodidad de lo conocido, contra el orgullo comprensible del trabajo bien hecho y contra el elogio excesivo que te debilita.