Existen fortalezas y debilidades en cada estilo de gestión, diferentes preferencias, habilidades innatas y rasgos de personalidad que configuran a cada líder. Sin embargo, algunos estilos directivos consiguen formar equipos de servicio al cliente de alto rendimiento.