El emprendedor social utiliza métodos comerciales y trabaja en base a un cuidadoso plan de negocio, caracterizado, en la mayoría de ocasiones, por su potencial innovador, para dar un impulso a la transformación de la sociedad desde perspectivas tan diversas como pueden ser la educación o el medio ambiente.