Glassdoor o Best Place to Work reúnen cada año a los mejores employer branding ejemplos en sus listas. Estas clasificaciones recogen a las compañías que más destacan por lograr una plantilla de empleados satisfechos, comprometidos y altamente motivados; algo que, además, suelen combinar con políticas de responsabilidad social corporativa (RSC) que rozan la excelencia.