La sola palabra nos sitúa en un lugar incierto: criptomonedas. A primera vista podría sonar a dinero encriptado, a capitales ocultos o a unos beneficios monetarios a los que no podemos acceder de forma directa. ¿Qué tan lejos estamos de la definición real? Te lo contamos a continuación en el siguiente post.