Pocas cosas son tan costosas en una empresa como mantener gerentes causantes de crear desmotivaciones y minar la moral del equipo. Los empleados desmotivados tienen un desempeño inferior y son más susceptibles de abandonar la empresa que trabajadores más comprometidos.