Contratar personas con discapacidad ha dejado de ser una opción aislada para convertirse en una tendencia a la que se suman cada vez más empresas, más allá del sector en el que operen, la naturaleza de sus actividades o su estructura.