Conformar equipos de trabajo va mucho más allá que el simple hecho de seleccionar personas y delegar responsabilidades en ellas. Ese es apenas el primer paso de un largo proceso en el que deben primar la solidaridad, la motivación, la cohesión, el sentido de equipo y la consecución de objetivos comunes.