Vivimos en una época en la que el dinero físico ha dejado de ser el principal soporte para el intercambio de bienes y servicios. Hay distintos tipos de dinero y es nuestra obligación como profesionales de la gestión de empresas conocer en qué consiste cada uno de ellos y cuáles son sus utilidades y beneficios.