El balance de empresas muestra qué activos controla la compañía y quién los posee. Se trata de una declaración muy importante de entender y que, afortunadamente, no entraña conceptos demasiado complicados.