Conócete a ti mismo, decían ya los griegos. El autoconocimiento integral es básico para definir nuestros puntos fuertes y débiles, e identificar oportunidades en la empresa.