Para ascender en el trabajo hace falta suerte, sí, pero no es ni mucho menos el único factor a tener en cuenta. Se trata, antes que nada, de una cuestión relativa a los méritos profesionales, la experiencia y la constancia, aunque también al desarrollo de aptitudes, destrezas y talentos que generan un valor añadido a […]