Tener una actitud proactiva es una condición esencial para el éxito de la gerencia de empresas. Las exigencias de los mercados aumentan cada día más y es necesario que en estos puestos haya personas no solo cualificadas técnicamente sino, además, con las habilidades necesarias para ofrecer respuestas oportunas.