2016: el año del boom de los cursos gratuitos

boom e-learning

Al  2016 se lo recordará como el año del boom de los cursos gratuitos, el año en el que, por fin, despegó tanto el longevo e-learning como el moderno Mobile Learning, un 2016 en el que todos probamos a hacer alguno de esos cursos en línea y gratuitos ofrecidos a lo largo y ancho del mundo. ¿Por qué ha sucedido esto ahora? ¿Cómo fueron los inicios de esa formación gratuita y en línea? Vamos a verlo…

 

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

 

Los difíciles comienzos de los cursos gratuitos

Si empezaste tu andadura profesional en los años 90 del siglo pasado, seguro que recordarás aquellos primeros intentos de cursos en línea que ofrecían algunas valientes empresas de formación, universidades y centros privados con más esperanza que éxito.

En aquel entonces, las soluciones e-learning eran costosas de desarrollar y  difíciles de “vender”. Casi nadie entendía que las actividades formativas salieran del aula y se colaran en los hogares o centros de trabajo sin el apoyo de un profesor “de verdad”, un claustro de profesores de carne y hueso que marcara las pautas de estudio, resolviera las dudas y valorara el rendimiento personal de cada estudiante.

El rechazo a la formación en línea, a adquirir conocimientos técnicos a través del e-learning era bastante lógico si tenemos en cuenta tres variables importantes: las ventajas de la formación presencial, el estado de la tecnología de aquella época y los hábitos de los consumidores.

 

1. Las ventajas de la formación presencial

La formación presencial tiene múltiples ventajas tanto para el alumno en particular, como para el grupo de alumnos del que forme parte. Estoy pensando, por ejemplo, en las útiles actividades de networking que se desarrollan en el Máster MBA Full-Time de EAE o en el excelente claustro de profesores que imparten de forma presencial el Executive MBA.

A pesar de que algunas de las propuestas e-learning del siglo XX contaban con excelentes profesionales de la formación, los jóvenes directivos y los profesionales senior de aquella época no les veían la cara y eso, en aquellos tiempos analógicos, tenía mucha más importancia que ahora.

 

2. El estado de la tecnología

La tecnología de la información y la comunicación de aquella época –las llamadas TIC- estaba en pañales. No sé si recuerdas el sonido del módem analógico cuando intentaba conectar con Madrid, ese ruidillo característico que era el inicio de una larga espera para conectar con las primitivas plataformas de formación en las que estaban albergados los primeros cursos en línea.

Los profesionales y los estudiantes tendríamos que esperar todavía bastantes años para disfrutar de esa trasformación digital que ha puesto del revés nuestra forma de trabajar y, por supuesto, de estudiar.

 

3. Los hábitos de consumo de la información

Llegamos a la tercera característica clave que retrasó el éxito de la formación gratuita y en línea que ahora está al alcance de la mayoría de nosotros: la forma de consumir información del siglo pasado.

En las últimas décadas del siglo XX no eran muchas las empresas que habían empezado a trasformar digitalmente sus oficinas y despachos. Cierto es que había ordenadores, portátiles y teléfonos móviles gigantescos, pero la gente trataba a estos dispositivos como meras herramientas de trabajo que se quedaban en la oficina cuando terminaba la jornada laboral. Los jóvenes profesionales de la época y, sobre todo, los directivos senior no entendían que el móvil o el portátil pudiera utilizarse para leer la prensa, hacer un crucigrama o estudiar un curso online. El rechazo a la tecnología era casi total y, así, el rechazo por las actividades formativas que se impartieran de forma remota no tenía cabida ni en la mente del usuario, ni en los planes de formación o de innovación programados por los departamentos de Recursos Humanos de las empresas.

 

¿Viviste el inicio del actual boom de los cursos gratuitos y en línea? ¡Comparte tus recuerdos!

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing
Tags:

Añadir comentario