Tips para mejorar la imagen corporativa

imagen corporativa

La imagen corporativa es un tema que ha preocupado desde siempre al sector de los negocios. No en vano constituye la forma en que una empresa se presenta al mercado. La imagen corporativa es la imagen que la empresa proyecta tanto a nivel interno como externo.

Durante mucho tiempo se asoció a elementos como logos, eslóganes, colores, cartas de presentación y todo tipo de artículos de merchandising que de alguna u otra forma hablara de la naturaleza de la empresa. Y si bien esto es cierto, por fortuna hoy sabemos que se trata de un concepto más amplio y elaborado.

La imagen corporativa es todo. O sea, tanto aquello que se ve como lo que pasa desapercibido a la vista: desde las cosas tangibles como los recursos, la infraestructura y la logística hasta los valores, la filosofía y la cultura corporativa.

 

Elementos esenciales de la imagen corporativa

En un escenario como el actual, donde prima la alta competitividad y la necesidad de diferenciarse de los otros, la imagen corporativa adquiere mayor importancia. De su adecuada gestión dependerá en buena medida el éxito que las empresas tengan en el terreno de los negocios o en cualquier otro ámbito.

Para que nos hagamos una idea de lo que supone este concepto, repasemos sus cuatro componentes básicos y sus características:

1) Imagen visual:

Se refiere a los elementos que hemos citado en el apartado anterior: logotipos, eslóganes, colores, tipografías, signos y todo tipo de elementos que traduzcan la esencia corporativa. Todos estos deben ser acordes con la imagen que se desea proyectar. Además, debe estar regulados por un código interno de uso; cualquier modificación debe ser consultada y aprobada antes por las altas instancias de cada compañía.

2) Comunicación corporativa:

En una empresa, la comunicación se presenta de dos formas: interna y externa. La suma de estos dos modelos da como resultado una categoría más amplia, la comunicación corporativa, en la que se incluyen todos los actos que tienen lugar en una organización. Esta comunicación está determinada por la forma en que la empresa esté organizada, es decir, por su estructura.

3) Cultura:

Hace referencia a los valores compartidos por los miembros de una empresa. Si bien se construyen y se cultivan en el interior de la misma, también ayudan a la consolidación de una imagen hacia el exterior, es decir, hacia el mercado en el que se desenvuelve. En la práctica, son numerosos los ejemplos de compañías que se diferencian por transmitir unos determinados valores entre los clientes o consumidores. Cuando esto ocurre, los valores y la compañía logran tal grado de fusión que llegan a ser la misma cosa.

4) Comportamiento:

También cuenta el comportamiento, es decir, las actuaciones de una empresa en el plano en el que se desenvuelve. Y este comportamiento tiene que ver sobre todo con los servicios ofrecidos en el mercado, pero también con procesos de tipo administrativo, financiero, contractual o tecnológico.

 

Mejorar mi imagen corporativa, ¿cómo lo hago?

Como vemos, no es una tarea tan sencilla. Además de la personalización de la marca, es necesario dotar la imagen de solidez institucional y continuidad en el tiempo, además, claro, de una labor de control y supervisión continua.

Los expertos en comunicación corporativa aseguran que todas las marcas, al margen de su impacto y su posición en el mercado, deben renovarse cada cierto tiempo. Esto es algo que cobra mucho más sentido si se trata de atender a las exigencias del mercado actual, donde la competencia forma parte del día a día y la innovación es un elemento por el que casi todas las empresas apuestan.

Sin embargo, renovarse no tiene por qué suponer la implementación de cambios de gran impacto. Hay ejemplos de empresas cuya imagen corporativa ha permanecido casi inalterable a lo largo de los años, como por ejemplo Coca-Cola o Apple, y a las que les ha bastado con introducir ligeras modificaciones.

Ahora bien, la pregunta obligada es la siguiente: ¿cómo lograr dicho cambio? ¿Qué se debe tener en cuenta a la hora de mejorar la imagen corporativa de nuestra empresa? Veamos algunos aspectos básicos para ello:

  • Hacer un análisis de debilidades y fortalezas. Siempre hay cosas que se deben mejorar. Un primer paso a la hora de optimizar la imagen corporativa de tu empresa consiste en realizar un análisis DAFO, o lo que es lo mismo, examinar las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de la compañía. Dicho de otro modo, habrá que estudiar aquello que no funciona. A veces no lo notamos, pero las estrategias elegidas no son las más adecuadas y es preciso apostar por un cambio. A la vez, es necesario que potencies aquello que sí ha funcionado a la hora de comunicar tus objetivos.
  • Revisar los objetivos generales. Otras veces sucede que no tenemos claros los objetivos que perseguimos. ¡Y eso queda en evidencia! Por eso, lo mejor en esos casos es volver al origen y replantearnos qué queremos comunicar y cuál es la mejor manera de hacerlo. ¿Quién mejor que tú para saberlo?
  • Emplear nuevos canales de difusión. Las empresas que más capacidad de impacto tienen en los consumidores no son precisamente las que aparecen en todos los canales de difusión. Para que una imagen tenga éxito, lo esencial es que se difunda a través de aquellos canales más acordes con su mensaje y la actividad de la empresa. Y si por algún motivo esos canales dejan de ser funcionales en algún momento, la solución pasa por elaborar una estrategia para adaptarse a otros con los que se obtengan mejores resultados.
  • Modernizar tu estrategia de comunicación: la imagen corporativa es, en buena medida, resultado de los planes de comunicación que se elaboran en la propia compañía. Por tanto, si nuestro objetivo es mejorarla, debemos empezar por revisar dicha estrategia y adaptarla a las exigencias del contexto. A veces el problema está en la poca presencia en los canales de difusión; otras en la poca atención que desde la dirección se preste a este tema. Tanto si es lo uno como lo otro, lo importante es fijar la vista en el plan de comunicación.

 

Post relacionados:

Tags:

Añadir comentario