¿Sabes cuáles son las mejores fuentes de innovación técnica?

¿Qué es lo que da lugar a la innovación? ¿A qué podemos recurrir para conseguir que nuestro proyecto empresarial avance? La innovación es el factor clave para que cualquier organización sobreviva en un mercado altamente competitivo y que evoluciona a un ritmo vertiginoso.

No obstante, la innovación no aparece de la nada, hay que trabajarla e integrarla en las estrategias empresariales para que pueda aplicarse a los procesos productivos y dé sus frutos. Pero, ¿sabes dónde ir a buscar la innovación? Te explicamos las fuentes y los recursos más provechosos para que la innovación sea el motor del cambio de tu negocio.

Las primeras fuentes de innovación: un poco de historia

A lo largo de la historia, el avance ha sido posible gracias a la innovación técnica. Para comenzar, la sustitución de la fuerza humana y animal por la mecánica fue posible gracias a las innovaciones técnicas que tuvieron lugar a lo largo del siglo XVIII en Inglaterra.

Los principales campos en los que se produjeron las mencionadas innovaciones técnicas fueron el de la energía, con la aparición de la máquina de vapor; el textil, con el hilado y tejido del algodón; la metalurgia y los transportes, como la locomotora. La incorporación de las máquinas a la producción sustituyó el trabajo manual y los tradicionales sistemas de fabricación por otros nuevos. El trabajo se trasladó de los talleres artesanales con un reducido número de operarios a las fábricas, donde máquinas y obreros fueron agrupados en grandes concentraciones.

La división del trabajo derivó en un gran incremento de la productividad, así como en la disminución de los costes de fabricación, lo que provocó a su vez, la disminución de los precios y el crecimiento del número de consumidores.

POST - TOFU - Innovación Estratégica

¿A qué nos referimos cuando hablamos de innovación técnica?

Innovación significa “novedad” o “renovación” y se utiliza para referirse a nuevas propuestas, inventos y su implementación económica. De hecho, fue Joseph Schumpeter quien introdujo el concepto desde el punto de vista de la Economía.

Para Schumpeter, la innovación es “la introducción de nuevos productos y servicios, nuevos procesos, nuevas fuentes de abastecimiento y cambios en la organización industrial, de manera continua, y orientados al cliente, consumidor o usuario”. Así, la innovación cubre todas las etapas científicas, técnicas, comerciales y financieras necesarias para el desarrollo y comercialización exitosa del nuevo o mejorado producto, proceso o servicio social.

Si hablamos específicamente de la innovación tecnológica, podemos decir que comprende los nuevos productos y procesos y los cambios significativos, desde el punto de vista tecnológico, en productos y procesos. Así, la innovación tecnológica permite:

  • Introducir nuevos o mejorados productos en el mercado nacional o extranjero.
  • Introducir nuevos o mejorados servicios.
  • Implantar nuevos o mejorados procesos productivos o procedimientos.
  • Introducir y validar nuevas o mejoradas técnicas de gerencia y sistemas organizacionales que se aplican en fábricas y empresas.

De acuerdo con la mayoría de los estudios, las innovaciones se clasifican  según su impacto en:

  • Básicas o radicales (disruptivas)
  • Incrementales (progresivas)
  • Cambios en los sistemas tecnológicos
  • Cambios en los paradigmas tecnológicos

Fuente 1: creatividad

Albert Einstein dijo “La imaginación es más importante que el conocimiento”. Formular preguntas o pronósticos y ver problemas antiguos con ojos nuevos, identifican el verdadero avance en la ciencia. La imaginación moviliza al conocimiento: la creatividad genera las ideas, la invención construye con ellas un prototipo, la innovación lo lleva a la práctica.

La creatividad es la fuente de la innovación principal por la variedad y la multiplicidad. La invención y la innovación se basan en ella; la invención es altamente creativa pero a menudo poco práctica, sin embargo la materializa. La innovación suma a lo múltiple de la creación y a lo concreto del invento, el elemento que les da vida: diseña y transporta a los mercados productos que satisfacen a la gente.

Fuente 2: competitividad

Una empresa competitiva es aquella que su mercado, o gran parte del mismo la prefiere por sobre el resto de sus competidores. Por tanto, en la búsqueda de la competitividad, las empresas deben adoptar una posición del lado del cliente, partiendo siempre del mismo a la hora de diseñar las ofertas que brindará.

En las condiciones actuales la satisfacción de las expectativas de los clientes está condicionada por determinados factores. Por parte del mercado, los consumidores son más exigentes y la demanda se ha vuelto más compleja. Los clientes ya no se conforman con “el mejor producto” que satisfaga sus necesidades, sino que continuamente buscan una nueva forma de satisfacer dichas necesidades.

La renovación de la oferta de una organización se basa esencialmente en la innovación, entendida esta como soluciones a problemas que rompen con lo establecido o buscan una forma nueva de brindar dicha solución. Por tanto, se puede afirmar que en gran medida la competitividad de una empresa descansa sobre el cimiento de la innovación.

Al invertir en innovación lo importante y difícil es discriminar la señal del ruido. ¿Qué es moda y que es transformación?¿Cómo se pueden conocer las tendencias actuales? Hay que aprender a mirar y buscar. La innovación exitosa es más que descubrir o inventar algo nuevo, la idea debe conquistar al mercado masivo, modificar los hábitos de la gente y debilitar a los competidores.

Los grandes innovadores deben alimentarse del pequeño que empieza colonizando mercados. Para ello deben correr el riesgo de apoyarlo y luego consolidar la innovación. Para innovar se necesitan ideas, conocimientos, relaciones, talento, entusiasmo, perseverancia y trabajo.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Innovación Estratégica

Añadir comentario