Recursos y capacidades de un manager eficaz

recursos-y-capacidades

Inteligencia gerencial: ésa es la palabra clave. Y como bien sabemos, no existe una sola forma de inteligencia. Hay muchas maneras de ejercerla.

En este caso, nos referimos a la capacidad de gestión diferenciada y eficaz que logra una persona a la que le ha sido encomendada la labor de ponerse al frente de una empresa. Ser inteligente es saber gestionar y demostrarlo por el camino.

Sin embargo, nada más complejo que la gestión empresarial, una labor que se asocia a los temas contables, económicos y bursátiles pero que, en realidad, es mucho más que eso. Se trata, ante todo, de una suma de recursos y habilidades que son necesarios desarrollar, potenciar o adquirir según sea el caso.

 

Gestión eficaz, ¿a qué recursos y capacidades nos referimos?

Cuando hablamos de recursos y capacidades de una gestión eficaz, no nos referimos únicamente a la toma de unas u otras decisiones, pues a fin de cuentas es lo propio de cualquier cargo, sea o no sea directivo.

Lo esencial es, por el contrario, señalar aquellos elementos sin los cuales un directivo de empresa no podría denominarse como tal. Es decir, los que le hacen diferente ante el resto de personas de su entorno y le permiten ocupar su cargo. ¿Se te ocurre alguno? A nosotros sí: no pierdas detalle de la siguiente lista:

1. Administración de recursos:

Lo primero es saber administrar los recursos. Esta capacidad no se presenta en el mismo grado en todas las personas. Hay que cultivarla para la consecución de objetivos con aquello con los que se cuenta.

2. Planificación:

La capacidad de planificación es fundamental para la gestión eficaz. ¿A que no te imaginas un directivo improvisando todo el tiempo? Planificar es vislumbrar caminos más cortos, seguros y viables.

3. Sentido de la finalidad:

No es otra cosa que claridad en los objetivos. Es decir, saber que si se apuesta por algo hay que emplearse a fondo hasta conseguirlo. Esto se obtiene con una mezcla de visión, convicción y perseverancia.

4. Motivación:

Un manager eficaz motiva permanentemente a sus colaboradores, pues sabe que es la puerta de entrada para una mejor comunicación, una mayor productividad y compromiso y, sobre todo, la garantía de que cada trabajador asumirá su rol con satisfacción y placer.

5. Manejo de conflictos:

Esta capacidad es de las más importantes a la hora de ejercer como manager. El reto no sólo es implementar soluciones para atajar conflictos, sino sobre todo revertir aquellas situaciones negativas y convertirlas en una oportunidad para la empresa. Se requiere conocimiento de causa e inteligencia emocional.

6. Análisis y síntesis:

El mercado actual exige rapidez, agilidad y destreza. La gerencia del siglo XXI es sintética para no perder el ritmo. Y claro, también analítica, pues no basta con hacer cosas sólo por el simple hecho de hacerlas.

7. Seguimiento y control:

La capacidad de seguimiento y control es una de las que justifican en sí misma la labor de manager. Todo manager es por naturaleza alguien que no pierde de vista los procesos que lidera y que, al mismo sabe, sabe definir los indicadores para determinar si está haciendo lo correcto.

 

Además, existen recursos materiales como las nuevas tecnologías y las herramientas de gestión digital para hacer más eficaz la función de manager. Dominarlos exige una formación previa y un entrenamiento constante. ¿Estás realmente preparado para ello?

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing

Tags:

Añadir comentario