La innovación como estrategia para posicionarte ante tus competidores

La innovación es el motor del desarrollo y el empuje hacia la competitividad y excelencia en todos los sectores productivos, en un mercado globalizado y muy competitivo. De hecho, aquellas empresas que no consigan diferenciarse de sus competidores, perderán clientes y se verán muy cerca del fracaso. Por eso, ¡la innovación debe formar parte de tu estrategia empresarial! Te damos varias ideas de cómo conseguir despuntar por encima de tus competidores, siempre con la innovación como bandera.

Si te gustaría conocer las nuevas estrategias de innovación empresarial, descarga el ebook: La innovación estratégica: El arma secreta de los CEOs más relevantes del mundo

Innovación empresarial: busca la diferencia

Actualmente, los consumidores compran valores y las empresas han de replantearse su éxito a partir de lo que aportan a las personas, el planeta y los beneficios que dan.

Para diferenciarte, en primer lugar, debes analizar las empresas de la competencia y saber cuáles son los factores que las hacen únicas.

Para encontrar tu diferencia, estudia qué puedes aportar en tu mercado, sin que nadie lo haya hecho aún, y posiciónate. Ten muy clara cuál es la segmentación de público a la que se dirige tu producto o servicio, para centrar toda tu atención. El factor diferenciador se caracteriza por los siguientes puntos:

  • La diferencia es muy valorada por los clientes de la marca.
  • La diferencia da un estatus superior al producto.
  • Los clientes están dispuestos a pagar más por esa diferencia.
  • La diferencia proporciona un beneficio a los clientes.
  • Los competidores no la pueden copiar con facilidad.
  • La diferencia es rentable para la empresa.

 

 

Innovación como estrategia: las herramientas que te ayudarán a despuntar

Algunas de las estrategias de diferenciación que más utilizan las empresas para posicionar su marca y conseguir atraer al mayor número de clientes son:

Producto

El producto en si, es utilizado por muchas marcas cuando quieren diferenciarse de su competencia. La empresa ofrece una característica adicional al beneficio genérico del producto, para hacerlo único en el mercado. Por ejemplo, los fabricantes de coches utilizan las cualidades del producto como factor diferenciador, para ello innovan e inventan modelos para posicionarse como líderes.

Servicio

Las empresas recurren al servicio que acompaña el producto para diferenciarse de la competencia. La calidad de atención al cliente y la reacción ante un problema, son las dos principales diferencias entre las empresas competidoras de un mismo sector a la hora de atraer o rechazar los clientes. Hoy en día se valora mucho los plazos de tiempo en entregar un producto o trabajo, además de facilitar la distribución por canales diferentes a los habituales.

Precio

El precio es una de las estrategias más utilizadas cuando se quiere diferenciar un producto del resto. En los últimos tiempos han aparecido las compañías ‘low cost’ que juegan con este factor. Lo difícil es perdurar en el tiempo sólo manteniendo precios bajos. Lo importante está en rentabilizar los costes de producción a través de un control detallado de todo el proceso.

Distribución

El canal por donde vendes el producto, también puede ser una opción a la hora de diferenciarte de la competencia. Los clientes pueden dar un gran valor a éste factor, si la marca en cuestión tiene la mejor red de transporte y reparto, y por consiguiente, es la más rápida en distribuir el producto. Otra posibilidad es innovar en el canal de venta; si un producto siempre se ha vendido en tiendas físicas, puede que haya una oportunidad si se intenta vender por Internet.

Packaging

El envoltorio con el que se viste el producto puede ser un factor diferenciador para posicionar el producto. El diseño juega un papel primordial para cualquier marca, y un buen packaging merece un premio cuando vamos a pagar por lo que lleva dentro.

Imagen

Las marcas invierten grandes cantidades de dinero en diseñar todo lo que envuelve el producto. Los símbolos deben ser reconocidos por los públicos y transmitir unos valores que conecten con ellos. La imagen de marca debe estar acompañada de una campaña de comunicación que asocie el símbolo con los valores.

Storytelling

El storytelling es el arte de contar historias, una herramienta muy utilizada en comunicación para vestir un personaje o una marca. A las personas nos gusta que nos expliquen historias y conocer el origen de lo que nos rodea habitualmente. Ésta técnica consigue conectar con el público a través del relato de la experiencia, las ‘aventuras’, los valores y el conocimiento del equipo de la marca en cuestión, que la diferencia de las otras de su categoría.

Exclusividad

El cliente de una marca y consumidor de un producto, puede decidir una compra por cómo de exclusivo es lo que quiere. El target debe percibir factores diferentes y superiores al resto para conectar y ejecutar la compra. Hay muchas compañías que buscan en su posicionamiento, lo exclusivo para llegar a esa gente que busca también diferenciarse del resto adquiriendo productos únicos.

Sostenibilidad

Hace unos años atrás, la sostenibilidad fue una estrategia muy utilizada de diferenciación, a la vez que transmitían una imagen de compromiso con el entorno. Ahora forma parte de la misión y visión de las empresas que no quieren perder fuelle en el mercado.

 

Post relacionados:

 

Tags:

Añadir comentario