Flexibilidad laboral, ¿herramienta para crear empleo?

flexibilidad laboral

En apenas unos años, la flexibilidad laboral ha pasado de ser un concepto aplicado en pocas empresas a convertirse en la columna vertebral de las políticas de Recursos Humanos en muchos sectores del mercado. ¿Por qué ha sucedido esto? ¿Qué ha pasado para que adquiera tal protagonismo e importancia?

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

¿Qué supone apostar por la flexibilidad laboral?

En España, según un reciente estudio elaborado por la firma Randstad, el 45% de la población laboralmente activa considera que la flexibilidad laboral es uno de los 5 aspectos indispensables a la hora de elegir un empleo. Asimismo, un 36% de las personas que ahora mismo trabajan prefieren jornadas laborales más flexibles.

Estos datos no hacen más que reflejar el notable cambio que se ha producido en el terreno laboral durante los últimos años, y que tiene que ver con otro tipo de decisiones y estrategias de gestión del talento humano.

Los modelos rígidos, autoritarios y con poco protagonismo de los trabajadores, aunque suponen ciertos beneficios circunstanciales, han ido quedando relegados para dar paso a otros más participativos, ágiles y abiertos a la diversidad y las facilidades laborales.

Una de esas facilidades es precisamente la flexibilidad laboral, que consiste en racionalizar el trabajo hasta hallar el equilibrio idóneo entre los intereses de la empresa y las necesidades de cada colaborador.

La flexibilidad laboral está ligada a la productividad y el rendimiento. Estos dos valores aumentan cuando un trabajador está satisfecho con su rol en la empresa y, claro, con las condiciones en que realiza día a día sus labores.

 

¿Puede la flexibilidad laboral crear empleo?

Algunas empresas, sin embargo, llevan más lejos el aspecto de la flexibilidad laboral. Por ejemplo, además de mejorar el clima laboral y las condiciones de sus trabajadores, lo enfocan como una forma de captar nuevos talentos y crear empleos de calidad. ¿Es esto posible? ¿Cómo se pueden conjugar las dos cosas?

La respuesta es una sola: sí, es posible y además se puede aplicar en cualquier contexto, pues está demostrado que las empresas que ofrecen mayores ventajas en cuanto a horarios, conciliación con la vida familiar o implementación de nuevos métodos de trabajo llaman más la atención.

O dicho de otra manera: no solo son empleos de mayor calidad en el aspecto humano, tan demandado en nuestros tiempos, sino también una excelente forma de adaptarse a los modelos imperantes de empresa y de trabajo.

 

Aspectos esenciales de la flexibilidad laboral

La facilidad de los horarios no es el único aspecto a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo un plan de flexibilidad laboral. Existen otros que también contribuyen a ello:

  • Movilidad geográfica de los trabajadores en los distintos puntos donde las empresas tengan influencia o se desempeñen.
  • Flexibilización de títulos y jerarquías. Las organizaciones del siglo XXI tratan de eliminar en la medida de lo posible cargos, títulos y demás divisiones rígidas entre los colaboradores.
  • Espacios dinámicos y en permanente interacción. La fluidez y agilidad de la información es vital en los tiempos que corren y los espacios donde se lleven a cabo las labores deben estar a la altura de esta exigencia.

 

 Como ves, la flexibilidad laboral es mucho más que la modificación de horarios o el hecho de recurrir a métodos de trabajo no presenciales. Es toda una política que debe ejecutarse con planificación y objetivos. Los beneficios saltan a la vista.

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

Tags:

Añadir comentario