El fraude fiscal, ¿un problema de las Pymes?

fraude fiscal

El fraude fiscal es uno de las problemas más importantes para los países, los gobiernos, los ayuntamientos, los ciudadanos y, por supuesto, los profesionales y las empresas que pagamos puntualmente nuestros impuestos. La lucha contra el delito fiscal está más activa que nunca y en los últimos años muchas de las medidas propuestas por la AEAT se han centrando en controlar el fraude de las Pymes y luchar contra la economía sumergida de los profesionales autónomos. ¿Es el fraude fiscal un problema sólo de las pequeñas empresas españolas? ¿Son los profesionales autónomos los que más más evaden sus obligaciones tributarias? Ese es el interesante tema que vamos a intentar aclarar en el artículo de hoy.

 

 

 

Un 80 % de los inspectores de Hacienda centrados en las Pymes

Según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de HaciendaGestha– sólo el 20 % del personal técnico se ocupa de revisar las cuentas y declaraciones de las grandes empresas. Así, 8 de cada 10 inspectores de Hacienda-  el 80 % – dedican su jornada laboral a revisar con lupa las cuentas que las Pymes y los autónomos declaran a la AEAT.

Poco personal, funcionarios con una edad al límite y extrema dedicación de los recursos técnicos y humanos a las declaraciones tributarias de las Pymes. Ese es un resumen de un interesante informe publicado por este sindicato titulado “Situación actual de los RRHH de la Administración Tributaria de España. Una perspectiva interna”. Según este informe, el número de empleados públicos dedicados a inspeccionar el cumplimiento de las obligaciones con las Arcas Públicas es muy inferior por número de habitantes al de otros países de la zona euro. Además, el progresivo envejecimiento del funcionariado y la falta de reemplazos engrava año tras año esta situación. El resultado de esta problemática ya lo estamos viendo cada día en las noticias de prensa, de televisión y de Internet.

 

El 70 % del fraude fiscal se produce entre las grandes empresas

Como te contábamos en la introducción del artículo, la Agencia Tributaria de nuestro país ha centrado su atención en los últimos años en el fraude fiscal que cometen los directivos y CEO de las Pymes y, también, en los miles de trabajadores autónomos que han tenido que reinventarse y construir su propio puesto de trabajo debido a la crisis económica.

Cualquier medida encaminada a evitar el delito fiscal y ayudar al cumplimiento de la ley en beneficio del conjunto de la sociedad es más que bienvenida, pero hay un dato muy preocupante que habría que tener en cuenta: según Gestha, el 70 % del fraude fiscal procede de las grandes empresas y no de las Pymes o de los profesionales autónomos.

 

El polémico Plan de Control Tributario del 2017

En este año 2017 la Agencia Tributaria se ha fijado en el fraude fiscal de las grandes fortunas en nuestro país y ha perfilado el llamado Plan de Control Tributario del 2017. Según los expertos del sindicato Gestha, estas medidas planteadas son positivas, pero van a ser insuficientes para atajar el grave problema del fraude fiscal ya que “olvidan” un tema que conocemos todos: las llamadas cuentas millonarias opacas.

Otra novedad del control tributario para este año serán las llamadas inspecciones masivas y por sorpresa. Estas inspecciones se centrarán sobre todo en detectar irregularidades relacionadas con el IVA y con el IGIC en los sectores del comercio y los servicios. La medida no ha gustado nada entre los expertos sobre todo por el mensaje de miedo, acoso, etc., que pudiera generar sobre todo en el pequeño empresariado local.

Por otra parte, la Asociación Española de Asesores Fiscales AEDAF ha afirmado que los requisitos de presentación telemática de los diferentes modelos fiscales, los plazos de presentación, etc., son tan exigentes que penalizarán en tiempo y en inversión técnica al pequeño empresario.

Como sabemos, no todos los profesionales senior están tan famliarizados con las nuevas tecnologías como deberían, algo imprescindible hoy por hoy en su trabajo y, también, en sus comunicaciones telemáticas con la Hacienda Pública. No hay que olvidar tampoco que la falta de tiempo y el exceso de trabajo limitan el acceso de estos profesionales senior a másteres de reciclaje de sus conocimientos, habilidades y aptitudes que les ayudarían a familiarizarse con las nuevas formas de trabajo digital.

En el caso de los jóvenes talentos, los millennials, el problema no es el correcto manejo de las herramientas informáticas, pero sí la falta de esos conocimientos teóricos y prácticos que aportan los másteres de alta calidad y que solventarían las deficiencias lógicas con las que “salen” de la carrera.

 

¿Cuál es tu opinión? ¿Crees que las medidas implementadas para evitar el fraude fiscal son eficaces?

 

Conceptos Marketing

Tags:

Añadir comentario