Descubre qué es Six Sigma y sus principales ventajas

Dentro de una empresa existen diversos procesos que deben alcanzar la máxima eficiencia y eficacia para que el producto final llegue al cliente en perfecto estado. Precisamente, alcanzar la máxima eficiencia es el objetivo que persigue el método Six Sigma, del que os hablamos a continuación.

 

¿Qué es Six Sigma?

Six Sigma es una metodología de trabajo aplicada a la empresa cuyo objetivo es medir la eficiencia operativa de la empresa y buscar soluciones y alternativas para mejorarla.

La meta final del método Six Sigma es mejorar los procesos y procedimientos dentro de la empresa hasta llegar a un nivel de Sigma 6. Existen diferentes niveles de Sigma dependiendo de los DMPO, esto es, el número de productos defectuosos por cada millón de unidades entregadas. Los diferentes niveles de Sigma son:

  • Sigma 1: 690.000 DPMO (defectos por millón de oportunidades)
  • Sigma 2: 308.538 DPMO
  • Sigma 3: 66.807 DPMO
  • Sigma 4: 6210 DPMO
  • Sigma 5: 233 DPMO
  • Sigma 6: 3,4 DPMO
  • Sigma 7: 0,019 DPMO

El objetivo de este método es alcanzar un grado de eficiencia del 99,99966%, lo que significa que tan solo 3,4 productos de cada 1.000.000 de unidades fabricadas le llegarán a los clientes defectuosas o fuera de los parámetros acordados.

Si nuestra empresa tiene un nivel de Sigma 3, quiere decir que 66.807 productos de cada 1.000.000 fabricados tienen algún tipo de defecto, lo que supone un 93,3% de eficiencia. Por ejemplo, si fabricamos camisetas y tenemos el nivel de Sigma 3, significa que 66.807 camisetas de cada millón que vendemos no llegan al cliente dentro de los parámetros concertados.

Dentro del método Six Sigma existen varias etapas fundamentales:

  • En primer lugar está la fase de Definir, en la que se deciden cuáles son los posibles proyectos Six Sigma, a qué áreas afectan, qué procesos pueden mejorarse, o quién podría encargarse de mejorar estos procesos.
  • Después llega la fase de Medir, que se centra en las variables que afectan a los procesos (clientes, características del producto, etc).
  • En la fase de Analizar se estudian los datos y cifras relativos a los procesos que se quieren optimizar, y se buscan relaciones de causa-efecto en esos datos.
  • La fase de Mejorar sucede al análisis y su basa en la optimización de los procesos en base a los resultados y las relaciones de causa-efecto extraídas.
  • Por último está la fase de Controlar, en la que el equipo encargado del Six Sigma debe entregar la documentación que acredita las tareas llevadas a cabo y procurar las herramientas necesarias para que se mantenga el nivel de eficiencia alcanzado si se producen cambios en el futuro.

 

¿Qué ventajas ofrece Six Sigma?

Permite tener controlados los procesos en todo momento, establecer variables medibles para analizar la operativa de cada área de la empresa, y definir cambios o nuevas estrategias para mejorar la eficiencia.

Todo esto redunda en la creación de una identidad empresarial que tiene en la búsqueda de la calidad total y la excelencia sus principales pilares.

Provoca una mejora en la productividad y en la rentabilidad de los productos gracias a la mejora de los procesos y la mayor amortización de las inversiones.

Por supuesto, Six Sigma es una metodología que involucra a todos los profesionales de la empresa y a todas sus áreas. La mejora de los procesos debe realizarse de forma conjunta para que la operativa funcione de forma homogénea y sin fisuras.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Innovación Estratégica
Tags: , , , ,

Añadir comentario