¿De dónde nace la motivación?

Durante años, la dinámica de incentivos ha sido la única estrategia empresarial que se creía que producía motivación para la mejora en los trabajadores.

Sin embargo, a raíz de la publicación del libro “La sorprendente verdad sobre qué nos motiva”, de Daniel H. Pink, los parámetros sobre cuáles son los cimientos de nuestra motivación han cambiado considerablemente.

¿Necesitas recompensa?

Partiendo de la idea de que a un trabajador hay que pagarle “lo suficiente como para que no piense en el dinero”, Pink analiza qué es la motivación intrínseca, aquella que eleva realmente la productividad y la creatividad en un ambiente donde tú haces lo que haces por satisfacción personal.

El autor opina, incluso, que las recompensan por objetivos pueden crear tensiones y disputas dentro del ámbito laboral y dar al traste con la posibilidad de realizar un trabajo de calidad a medio y largo plazo

Esto es inherente a nuestra forma de ser, no necesitamos que nos recompensen por ellos. Por eso, la autodeterminación y la competencia se convierten en los ejes reguladores que motivan nuestra conducta. Como seres humanos nos gusta buscar nuestros límites y deseamos que el ambiente en el que nos desarrollamos nos otorgue un cierto grado de seguridad.


TEXT - BOFU - Executive MBA


Características de la motivación intrínseca

David H. Pink establece tres como los elementos que componen la motivación intrínseca:

  • La autonomía, que se promueve cuando se le proporciona al trabajador el momento para desarrollar programas propios, ideas suyas de las que esté plenamente convencido. En Google la empresa deja a sus ingenieros que utilicen el 20% de su horario laboral para los proyectos que ellos elijan, sin necesidad de que tengan relación con la tarea a la que se dediquen habitualmente. El resultado: casi la mitad de sus productos han nacido en este 20 % de tiempo autónomo (entre ellos Gmail, Orkut o Google News).
  • La maestría, o el grado de perfección que logramos al realizar la tarea para la que estamos motivados intrínsecamente, la empresa debe permitirte mejorar.
  • El propósito o finalidad, la razón filosófica por la que trabajas en lo que trabajas, que comprende los valores de la empresa. El trabajador debe conocer qué ventajas está proporcionando a la empresa y ser reconocido por esa labor.

Estos tres factores de motivación funcionarán siempre que el empleado se sienta suficientemente retribuido como para satisfacer sus necesidades básicas y que llegar a fin de mes no suponga un problema.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Habilidades Manager (Duplicado)

Tags:

1 Comentario

  1. marilexi
    3 Julio, 2015

    Bien esta,la respuesta

Añadir comentario