Cómo motivar al personal y hacer que te sigan

La relación entre motivación y rendimiento laboral es un hecho fuera de duda. El profesional motivado se compromete más con la empresa, dedica su tiempo y esfuerzo a lograr sus objetivos y busca continuamente nuevos retos. Por otro lado, la desmotivación puede desembocar en insatisfacción laboral, lo que conlleva un desinterés por el puesto de trabajo y la falta de cumplimiento de las funciones de manera adecuada.

Conocer a las personas

Cada persona tiene sus propias motivaciones, distintas a las de los demás. Como gestor de equipos, debes comenzar por invertir tiempo en conocer los intereses y las palancas de motivación de todos aquellos que necesitas que te sigan. Eso te servirá para crear un clima laboral estimulante y lograr un estatus de reconocimiento y credibilidad ante ellos, que servirá para que tu equipo opere con mayor eficacia.

Existe mucha literatura sobre estilos de liderazgo.  Sin embargo, no es necesario establecer grandes cambios para conseguir que te sigan y obtener buenos resultados. Si posees las habilidades necesarias y realizas pequeños gestos todos los días, crearás un clima positivo de trabajo y serás más valorado.


TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

El liderazgo en la práctica

Algunas de las acciones que puedes poner en práctica son:

  • Da las gracias. Recuerda que “es de bien nacidos ser agradecido”. Quizás sea el gesto más sencillo pero el más valorado. Reconoce a tu equipo el tiempo dedicado, el esfuerzo realizado o el buen trabajo que han hecho. Muchas veces con esto basta.
  • Escucha a tus trabajadores activamente. La escucha activa es una habilidad imprescindible. Habla continuamente con tu personal, descubre no sólo sus problemas y necesidades, también sus intereses y motivaciones. Ponte en su lugar. Comprende lo que les pasa y por qué, e intenta buscar soluciones o mejoras.
  • Explica con claridad el propósito de las funciones que tienen que desarrollar. Muchas veces la desmotivación viene porque no se sabe qué se espera de una persona, cuáles son sus funciones o cómo tiene que hacer su trabajo. Cuando comience un nuevo proyecto invierte tiempo en aclarar las funciones de cada uno, el objetivo global para el que las realizan, lo que se espera de ellos y cómo tienen que hacerlo.
  • Proporciona feedback. No te limites sólo a resaltar lo que está mal o lo que está bien. Toda persona espera aprender de su líder, que actúe como un referente. Por lo tanto, muestra tus conocimientos, realiza sugerencias para mejorar y reconoce el buen trabajo.
  • Fomenta su autonomía. Deja cierto grado de libertad a tus colaboradores a la hora de desempeñar sus funciones, que no tengan que depender de tu consentimiento cada vez que quieran dar un paso. Además de ganar tiempo, se sentirán más valorados y motivados. Premia la iniciativa, especialmente cuando logre un buen resultado.
  • Comparte y celebra los retos. Delega algunas de tus responsabilidades y propón nuevos retos de forma permanente. Una vez alcanzados los objetivos no te olvides de compartir el éxito y celebrarlo con tu equipo.

Con estas pequeñas acciones crearás un clima positivo, de confianza y seguridad. Esto repercutirá positivamente en el ánimo de tus compañeros y en su voluntad para seguirte allá donde quieras llevarles como equipo.


POST - TOFU - Aumento de Sueldo




Fuente imagen: Flickr/Kitty Terwolbeck 

Tags:

Añadir comentario