Coaching: estrategias para el conflicto en positivo

conflicto en positivo

Una de las principales vertientes del coaching es aquella que se propone reenfocar las circunstancias adversas para pensar el conflicto en positivo; es decir, busca revertir su naturaleza y convertirlo en una oportunidad o ventaja.

Esta teoría no es nada nueva. En realidad, constituía un principio para la actuación de no pocas culturas en la Antigüedad, incluida la de la Grecia clásica o la de ciertas sagas o dinastías en el extremo oriente.

¿Cómo aplicarla ahora? ¿De qué forma reconvertir los efectos de una situación adversa para asumirla como una oportunidad y podamos seguir avanzando de cara a nuestros propósitos? Es más, ¿en qué consiste tal reconversión?

 

TEXT - TOFU  - Nuevas habilidades Liderazgo

 

Naturaleza del conflicto, ¿gestionarlo o evitarlo?

Algunas corrientes tradicionales de la pedagogía y la enseñanza han insistido durante décadas en la necesidad de evitar los conflictos. Se les ha vinculado con términos como fallos, incidentes, accidentes, inconvenientes y otros tantos que solo nos permiten ver el lado negativo de los mismos.

Si bien es cierto que un conflicto puede ser entendido en esos términos, pues su esencia es la crisis, el enfrentamiento o las rupturas del orden natural, también lo es que no necesariamente ésta constituye la única forma de abordarlos.

La otra, que como hemos visto tiene sus raíces en el conocimiento tradicional de unas cuantas culturas antiguas, propone el abordaje del conflicto en positivo, es decir, como una forma de reconstruir lo que, por determinadas causas, ha dejado de ser tal como lo conocíamos y necesita ser restaurado.

Esto es lo que en términos empresariales se denomina gestión del conflicto, que no es otra cosa que emplear todos los recursos y las herramientas que tengamos a mano para mitigar los efectos de los conflictos y salir lo más indemnes posibles de tal situación.

 

¿Cómo ayuda el coaching a ver el conflicto en positivo?

El coaching, tal como hemos visto en otros post, es una herramienta que básicamente promueve cambios positivos en las personas, los grupos de trabajo y las organizaciones. En ese sentido, encaja plenamente en la filosofía del conflicto en positivo.

Para empezar, el coaching no intenta evitar las situaciones conflictivas. Lo que hace es enfrentarlas, buscar sus causas y consecuencias, y al final plantear soluciones específicas para cada caso, las cuales son generalmente ideadas por las personas involucradas en los conflictos.

Ojo, esto no quiere decir que debamos ir por la vida buscando conflictos. Al contrario, el tema es saber enfrentarlos de tal forma que sus efectos y consecuencias adquieran una naturaleza favorable y podamos sacar algo positivo de ellos.

El análisis de la situación, tanto desde una perspectiva racional como emocional, es la base de cualquier ejercicio de coaching aplicado a situaciones de estas características. Durante dicho análisis se poner en marchas ideas como:

  • El conflicto es, ante todo, una oportunidad de cambio. Cualquiera que sea su causa, debes partir de que una vez ha sucedido nada podrás hacer para evitarlo. Ha sucedido, y ya está. De nada vale quedarse indagando en el por qué, pues a veces ni siquiera podemos saberlo. Es necesario seguir adelante y ver la oportunidad de cambio que se vislumbra a partir de ahí.
  • La resolución de un conflicto no nos llevará al punto inicial. No pocas personas piensan que al resolver un conflicto lo que buscamos es retornar a esa situación de equilibrio en la que estábamos antes de llegada de la crisis. Pero no es así. Aun cuando el proceso de restitución sea exitoso, nunca volvemos al mismo punto. Algo se ha quedado por el camino; esa es, justamente, la esencia del cambio en positivo que propone el coaching.
  • La creación es el principal valor del cambio. O dicho en otras palabras, la mejor manera de confirmar si hemos aprovechado una crisis para avanzar es analizando nuestro nivel de transformación. Y esto, la transformación, solo se logra a través de la creación. No hay posibilidad de cambio sin creación de algo nuevo, de un estado o situación que nos haga mejores que antes.

 

Conflicto en positivo en las empresas. ¿Cómo potenciarlo?

Trasladado a la gestión de empresas, el conflicto en positivo es una técnica que nos ayuda a encarar situaciones que pueden comprometer la sostenibilidad de los negocios. ¿Te lo habías planteado así antes?

Todas las organizaciones tienen conflictos en su interior. En este sentido, ocurre algo similar a lo que pasa en el plano individual: el asunto no es tanto evitarlos, sino más bien por saber gestionarlos de forma eficaz y productiva.

Y es ahí cuando entra en escena la acción del director de empresa o de los responsables de áreas transversales, personas encargadas de llevar a cabo medidas que potencien el enfoque del conflicto en positivo en todos los niveles de la organización. ¿De qué acciones estamos hablando? Repasemos algunas:

  • Crear entornos de trabajo basados en principios esenciales como la libertad de expresión, la opinión y la retroalimentación entre los colaboradores. El conflicto en positivo es también una construcción conjunta.
  • Generar espacios concretos para solucionar conflictos, los cuales deben estar disponibles para cualquier miembro de la organización. Pueden ser foros, reuniones, asambleas, entre otros.
  • Promover incentivos para los trabajadores que se esfuercen en identificar problemas al interior de la organización, así como para los que planteen soluciones eficaces y contribuyan a mejorar el clima laboral.
  • Eliminar del imaginario de los trabajadores la idea de que la jerarquía o el cargo condiciona la resolución de conflictos o inclina la balanza en favor de unos o de otros. En situaciones de crisis, cuanto menos se noten las jerarquías de la estructura empresarial será mucho mejor.
  • Al ser la cabeza de tu organización, da ejemplo de cómo abordar un conflicto en positivo; aléjate de  la atentación autoritaria o del abuso de poder.
  • Si bien durante la resolución de conflictos es inevitable que intervenga la parte humana, como líder de tu empresa insiste siempre en los beneficios de separar los temas profesionales de los temas personales.

 

Desde el interior de las empresas también podemos impulsar el planteamiento del conflicto en positivo a través de sesiones de coaching, que es sin duda una práctica que encaja plenamente con esta visión. ¿Te animas a probarlo?

 

POST - TOFU - Nuevas habilidades Liderazgo

Tags:

Añadir comentario