Coaching empresarial y productividad, ¿qué relación guardan?

coaching

Que el coaching es una herramienta que mejora el clima labora de las empresas es algo que ya todos sabemos. Sin embargo, lo que no estaba del todo claro era si, al mismo tiempo, sus beneficios podían dar lugar a un aumento en los niveles de productividad, rendimiento y calidad del trabajo. ¿Qué opinas tú?

 

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

El coaching, otra forma de capacitación del personal

El coaching no solo debe entenderse como una herramienta que fortalece los talentos, las capacidades y las habilidades tanto de las personas a nivel individual como de los grupos que integran las empresas. Es mucho más que eso.

O dicho de otro modo, no es solamente una práctica que ayuda a distender, amenizar, potenciar y a veces reacondicionar los ambientes laborales.

También lo debemos entender como una vía para la formación del personal que integra las empresas. Es verdad que no es una formación en sentido estricto, al estilo de un curso o programa académico con asignaturas y temáticas a evaluar. Sin embargo, sus contribuciones son iguales o incluso más importantes.

El coaching propone un ejercicio de autoconocimiento para aprovechar al máximo las habilidades y talentos de cada trabajador, así como su enclave en escenarios laborales específicos. Es decir, nos enseña a ser y a saber estar.

Por tanto, la formación que nos proporciona es de otras características: no es técnica ni especializada, pero sí que nos suministra herramientas para sacar lo mejor de nosotros mismos y saber integrarnos en estructuras o mapas corporativos.

 

¿Por qué el coaching potencia la productividad?

Todo lo anterior viene a colación de una reciente encuentra que ha sido publicada por la firma Bersin por Deloitte, la cual señala que las empresas que recurren al coaching como herramienta de trabajo o apoyo laboral tienden a aumentar en un 33% sus niveles de eficacia y productividad.

¿Por qué? ¿Qué elementos nos suministra el coaching empresarial que no nos ofrezcan otras técnicas o ejercicios para potenciar los climas laborales en las empresas? No hay una única respuesta a ello, pero sí algunas pistas. Repasemos las más significativas:

  • Abre la puerta a mejoras corporativas que de cualquier otra manera no saldrían a la luz ni se implementarían. Esto es gracias a que el coaching es un ejercicio de cuestionamiento continuo y de revisión de procesos.
  • Se orienta a resultados concretos, tanto en los casos en que trabaja con personas como cuando se implementa en dinámicas de grupos. El coaching es como una flecha que apunta a un blanco, y ese blanco es el objetivo principal; esto evita que los procesos se dilaten innecesariamente.
  • Crea una cultura del coaching en todos los niveles de la organización. Puede que suene obvio, pero cuando sus principios se aplican eficazmente, los resultados del coaching se reflejan en cada departamento, sección o área del negocio. Y esto, como es lógico, incide directamente en la productividad, la eficacia y el rendimiento de cualquier organización. Vamos, que no queda duda: no es solo una cuestión de unos cuantos cargos directivos o jefes seccionales.

 

Si quieres aumentar los niveles de eficacia y rendimiento en tu organización, quizá te venga bien apostar por el coaching empresarial. Recuerda, productividad y eficacia no sólo se miden en cifras: también se reflejan en el factor humano de las organizaciones.

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing

Añadir comentario