Branding personal: la importancia de la autoestima

branding personal

La mayoría de los artículos que hablan del branding personal “olvidan” una cualidad innnata del directivo que se puede convertir en una habilidad aprendida y que es fundamental para tener éxito en cualquier acción de branding: la autoestima. ¿En qué medida nuestro nivel de autoestima influye en el éxito de nuestras acciones de branding personal? Interesante pregunta a la que vamos a dar respuesta en el artículo de hoy.

 

 

 

¿Qué es la autoestima?

Antes de ver en detalle en qué medida la autestima influye en nuestra estrategia de branding personal, vamos a dedicar unas líneas a recordar qué entendemos por autoestima.

Según el DRAE – Diccionario de la Real Academia de la Lengua- el término “autoestima” se define como: “Valoración generalmente positiva de sí mismo”. Como ves, la palabra está compuesta del prefijo “auto” – “propio”, “por uno mismo”-   y del término “estima”: “Consideración y aprecio que se hace de alguien o algo por su calidad y circunstancias”.

Si meditamos un poco en esta definición y la aplicamos en el ámbito del desarrollo del directivo a través del branding personal encontraremos dos importantes claves:

1. Para sentir autoestima tenemos que conocernos muy bien a nosotros mismos, hacer un DAFO personal que nos ayude a reconocer nuestras habilidades y la calidad de nuestro perfil profesional.

2. La autoestima puede crecer o decrecer en función de las circunstancias, pero también de nuestra propia actitud hacia los retos y los problemas. La autoestima es, así, una cualidad personal que se puede convertir en una habilidad aprendida y que se puede reforzar día tras día hasta conseguir convertirnos en ese líder perfecto que todas las empresas necesitan para triunfar.

 

La autoestima y el branding personal

Como sabes, las acciones de branding personal tratan al directivo como si fuera un producto con una marca determinada que hay que “vender” en el mercado. Una marca personal. Desde el punto de vista del creativo de marketing a la hora de vender cualquier tipo de producto es fundamental empezar extrayendo esos puntos clave que se pueden utilizar para destacarlo de entre un grupo de productos similares: más calidad, mayor versatilidad, novedad, larga historia en el mercado, etc.

¿Cómo aplicaríamos esta estrategia de marketing a la creación y proyección de la marca personal de un directivo? Sencillo: haciendo una importante labor de investigación personal para encontrar los puntos fuertes que diferencian al directivo de sus competidores y reforzando aquellos puntos más débiles que pueden interferir en la venta del “producto” como, por ejemplo, la falta de autestima.

Una autoestima empobrecida afecta muchísimo a la proyección positiva, fuerte y “de venta” de una imagen de marca personal, del brandig personal. ¿Por qué? Porque si el creador del producto  -tú- no estás seguro de las bondades, virtudes y excelencia de lo que van a “comprar” tus clientes será imposible que convenzas a nadie de tu valía, será imposible que mejores tus habilidades comunicativas para convencer a tus jefes de que te mereces un aumento de sueldo; será impsible que progreses en el organigrama de tu empresa reciclando tus conocimientos como directivo senior; será complicadísimo que confíen en ti para dirigir un nuevo proyecto empresarial; no te animarás a cursar un Máster de Dirección de Empresas que te abra las puertas de tu futuro profesional, etc.

 

¿Estás de acuerdo con este planteamiento? ¿En qué medida  crees que la autoestima afecta a tus acciones de branding personal? Escribe un comentario, nos interesa leer las opiniones de los lectores de nuestro blog.

 

Recursos Humanos

Tags:

Añadir comentario